Tratar la epilepsia de forma natural, ¿es posible?

La medicina alópata ha utilizado muchos remedios a través de los años para combatir una de las enfermedades más comunes que hay en el mundo: la epilepsia. Este trastorno neurológico es controlable en la mayoría de los casos, sin embargo, se le debe tener mucho cuidado, ya que ocasiona convulsiones que pueden hacer que la persona pierda el conocimiento y se lastime al tener un ataque. Muchas personas prefieren los remedios naturales para tratar la epilepsia, lo cual además de ser completamente válido y posible, es una terapia funcional.

En principio (www.doctorsalud.com.mx) se recomienda que cuando una persona sufre de epilepsia, acuda con su médico para ser diagnosticada, de esta manera se determina la gravedad y el avance que tiene la enfermedad en cada persona.

Hay quienes pueden confundir una crisis convulsiva febril con epilepsia, sin embargo, hay varias razones por las que una persona puede tener una crisis: una baja de azúcar en la sangre, una intoxicación etílica, un incremento en la temperatura corporal a causa de una infección, etc. Así, quienes tienen epilepsia diagnosticada pueden complementar sus tratamientos médicos con ciertos remedios naturales como:

Ingerir aceites con Omega 3

El Omega 3 es un ácido graso que es muy bueno para el cerebro y el bienestar del cuerpo en general, pero para quienes sufren de epilepsia, consumirlo puede hacer una gran diferencia en cómo controlan su enfermedad. El Omega 3 se puede encontrar en suplementos alimenticios, pero principalmente podemos encontrarlo en alimentos como salmón, atún, sardinas, nueces, fresas y vegetales de hojas verdes.

Vitamina E

La epilepsia en niños puede controlarse ofreciéndoles diariamente una rica variedad de productos que mejoren la salud, que si bien no son las preferidas de los niños, ayudan a proporcionar al cuerpo los antioxidantes, minerales y vitaminas que les puedan hacer falta; generalmente las personas que tienen un déficit de vitamina E son los más propensos a sufrir ataques epilépticos.

La vitamina E la podemos encontrar en las semillas de girasol, los cacahuates, las almendras, el pimiento morrón y las hierbas aromáticas como la albahaca y el orégano.

Descansar bien

Un buen descanso es parte importante de una vida sana, en el caso de la epilepsia, llevar las horas de sueño necesarias ayuda a que el cerebro se reponga completamente y haga las conexiones que debe como debe ser.

Evitar la cafeína y los desvelos es vital para evitar las crisis convulsivas; se recomienda bebidas naturales a base de frutas y actividad física para poder dormir mejor.

Es importante mantener nuestra enfermedad controlada para evitar sorpresas desagradables; en el caso de los niños es importante informar a sus profesores y compañeros de clase que sufre de la enfermedad para prevenir burlas y accidentes.